En Nuestra Cultura, los medios justifican el fin

Una de las diferencias más marcadas entre héroes, antihéroes y villanos de la ficción, radica en lo que hacen estos personajes para cumplir sus objetivos. Pueden tener una idea altruista, pero si para llegar a concretarla se compromete la integridad o la libertad de terceros, ya se los encasilla en el bando de los bad guys.


En nuestra realidad cotidiana suceden fenómenos no muy lejanos a lo que vemos en el cine. Muchas veces, por seguir un pensamiento, pagamos un precio tan alto que nos hace reflexionar sobre la conveniencia de nuestras elecciones.


Ahora bien…, ¿cuántas de esas elecciones son hechas con conciencia y cuántas se hacen sesgadxs por el miedo?


El miedo es parte de la existencia. Sin miedo no hubiésemos prosperado como especie. Sin embargo, en la actualidad sucede, por un lado, que los miedos nos paralizan y no nos dejan avanzar o nos hacen tomar decisiones bajo los efectos de una emoción.(1) Por otro lado, muchos de esos temores los inventamos nosotrxs mismxs. En el fondo, ese miedo condiciona nuestras decisiones de hacer, de no hacer, de cómo hacer.


La mente cataloga determinadas experiencias como negativas. Solemos querer escaparles a esos procesos. Sin embargo, muchos de ellos son inevitables porque son parte de la vida. Sobre esos fenómenos podemos no tener incidencia, pero sí tenemos el poder de decidir la forma de atravesarlos.



Hay situaciones en las que el resultado se encuentra bastante alejado de aquello que proyectamos; sin embargo, al reconocer que recorrimos el camino con esfuerzo, con constancia, con compromiso, con altura, lo aceptamos con satisfacción.(2)

Elegidos con inteligencia, los medios pueden abrirnos posibilidades a nuevos resultados.

En Nuestra Cultura prestamos atención especial a las formas, a las maneras.

Los medios que utilizamos para alcanzar un objetivo son los que nos transforman. El método es el que queda grabado en nuestra memoria celular. Repetidos con frecuencia, se vuelven parte de nosotros y se expanden a nuestro entorno.


Dando vuelta la ecuación y poniendo el foco en el camino más que en la meta, daremos cada paso con mayor atención y lucidez, presentes en el medio, convirtiéndolo en fin.



NOTAS 1 - “A emocionalidade estupidifica.” Pensamentos desvendados - Profesor DeRose

2 - Pátañjali menciona en su tesis dos prescripciones éticas indispensables para ese fenómeno: una es el contentamiento (santôsha) y otra la autoentrega (íshwara pranidhána).

0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo